Refrescos, detonadora del sobrepeso infantil – ExpokNews

El elevado consumo de refrescos y jugos enlatados entre los niños es el principal detonador de la obesidad por los altos contendidos de azúcar y sacarosa que se introducen al flujo sanguíneo, pasan a los tejidos y se convierten en grasa. Beber 350 mililitros diarios de aguas carbonatadas aumenta el peso corporal en 1.5 kilogramos cada diez días, además de que el ácido fosfórico que contienen debilita los huesos e impide el desarrollo físico del menor.

Los pediatras del Hospital Infantil de México, Sandra Rangel de la Garza y Romeo Rodríguez Suárez, señalaron que el sobrepeso y la obesidad, que afecta ya a 40% de infantes de entre 5 y 11 años, es un problema grave de salud pública que está degenerando en múltiples casos de diabetes temprana, hipertensión y osteoporosis.

Según los especialistas, en los últimos cinco años el consumo per cápita aumentó de 152 a 160 litros, lo que sitúa a México como el mayor consumidor de ese tipo de bebidas que elevan la glucosa del cuerpo y provocan obesidad.

Al creciente consumo, se añade la baja actividad física de los niños en los centros escolares y al sedentarismo en el hogar. Según la SEP, sólo 3% de los infantes realiza algún deporte fuera del colegio; el resto pasa entre dos y tres horas viendo tv, platicando o conectado a internet, sin realizar alguna actividad que demande consumo calórico.

Los pediatras calificaron de acertado prohibir la venta de refrescos en las escuelas para frenar la obesidad. “Está científicamente comprobado que disminuir 20% el consumo de aguas carbonatadas o jugos enlatados permite perder hasta cinco kilos en sólo dos meses”, subrayaron.

Lo preocupante, expusieron, es que más de 70% del mercado de refrescos corresponde a bebidas con cafeína que generan hiperactividad y que en el menor se traduce en nerviosismo y trastorno de sueño, lo que adquiere relevancia si se considera que el descanso profundo es vitalmente necesario para estimular la hormona del crecimiento.

Mercado potencial
México ocupa el primer lugar en consumo per cápita de refrescos y el segundo en ventas después de Estados Unidos. Las 230 plantas embotelladoras del país comercializan más de 300 millones de cajas al año con valor aproximado de 15 mil 500 millones de dólares.
Entre 2005 y este año el consumo por persona creció de 152 a 160 litros y con ello el gasto de las familias destinado a estas bebidas pasó de 2 mil 850 a más de 5 mil pesos anualmente.

Según el INEGI, una familia de escasos recursos destina hasta 9% de sus ingresos a la compra de refrescos, mientras que las de ingresos medios gastan 4% de su percepción, incluyendo jugos envasados.

Para atender la creciente demanda de refrescos, las embotelladoras cuentan con más de un millón de puntos de comercialización en el país y 75% de las ventas se realizan en tiendas pequeñas, 24% en restaurantes, deportivos, discotecas y hoteles; y sólo 1% en tiendas de autoservicio.

Alberto Zúñiga, jefe del Departamento de Nutriología del Instituto Salvador Zubirán, dijo que consumir refrescos de manera habitual y no realizar ninguna actividad física extraordinaria, además de las normales como caminar, significa subir de peso 12 kilogramos por año. Y es que, puntualiza, una lata representa aproximadamente 13 cucharaditas de azúcar lo que incrementa la posibilidad en 1.8% de ser obeso por cada una.

El nutriólogo mencionó que independientemente de los malos hábitos —que hacen imprescindible el consumo de gaseosas—, el aumento de casos de sobrepeso y obesidad también tiene que ver con la introducción de alta fructosa o jarabe de maíz, que es más difícil de procesar por el organismo.

– Claves
La industria

• Según Business Monitor, en el país 65% del sector carbonatado de bebidas es controlado por Coca-Cola, mientras que Pepsico tiene 15% del mercado. El resto está dividido entre Cadbury Schweppes, Kola Real y otras.

• Un estudio de Datamonitor revela que el mercado de esas bebidas en México creció 3.7% en 2006 para alcanzar un valor de 11.6 billones de dólares. Estiman que crezca a 13.7 billones en 2011.

Milenio, Tendencias, pág. 39
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

sobrepeso

Acerca del autor

ExpokNews