¿Quieres llevar una vida más feliz? Comienza por ser generoso – ExpokNews

Quienes se preocupan por el bienestar de los demás son mucho más felices ¡Inténtalo!

La generosidad es un valor que muchos de nuestros padres nos han inculcado desde pequeños, y es que es un acto que construye la felicidad de los demás y la propia también.

De acuerdo con Excélsior, el simple hecho de prometernos a nosotros mismos ser más generosos, hace que nuestro cerebro haga un cambio y nos haga más felices, según una investigación realizada por neuroeconomistas de la Universidad de Zurich (Suiza).

Las personas que están interesadas por el bienestar de los demás son más felices que aquellos que se centran en el progreso propio, de acuerdo con una investigación realizada por los profesores Philippe Tobler y Ernst Fehr del Departamento de Economía de la Universidad de Zurich.

Ser generosos con las personas hace que surta el efecto ‘warm glow’ traducido como un brillo cálido.

De acuerdo con la Real Academia Española (RAE), el significado de generosidad, es:

Es así como Tobler y Fehr investigaron cómo las áreas cerebrales se comunican para producir este sentimiento de generosidad. Los resultados, proporcionan una visión de la interacción entre el altruismo y la felicidad.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que una persona es generosa es más feliz, pero la generosidad no influyó en el aumento de la satisfacción. “No necesitas ser un mártir sacrificado para sentirte más feliz, basta ser un poco más generoso”, puntualiza Philippe Tobler.

Para comenzar este experimento los participantes acordaron ser más generosos con las personas. Ese grupo estaba dispuesto a aceptar mayores costos para hacer algo agradable para otra persona. También se consideraban más felices después.

Mientras ellos se comprometían verbalmente con su generosidad, los investigadores examinaron la actividad en tres áreas cerebrales de los participantes: la unión temporoparietal, donde se procesan el comportamiento prosocial y la generosidad, el estriado ventral, asociado con la felicidad, y la corteza orbitofrontal, donde se sopesan los pros y los contras durante los procesos de toma de decisiones.

“Comprometerse con comportarse generosamente podría ser utilizado como una estrategia para reforzar el comportamiento deseado por un lado y sentirse más feliz, por el otro”, de acuerdo con Tobler.

A los participantes se les dijo que recibirían un dinero que próximamente debían gastar como forma de regalo, una mitad del grupo sería un gasto propio y la otra mitad para alguien más.

Después de eso los participantes tomaron decisiones de “comportamiento generoso” y mientras eso sucedía los investigadores midieron la actividad en las tres áreas del cerebro y se les preguntó sobre cómo se sentían en materia de felicidad, antes, durante y después del experimento.

Acerca del autor

ExpokNews