Maestros y padres piden modelo educativo más incluyente y equitativo – ExpokNews

Maestros, padres de familia y especialistas participaron en una consulta sobre el nuevo modelo educativo; sus demandas serán la base para las normas que la SEP presentará a más tardar en febrero próximo.

En 300 mil comentarios hechos durante los foros de consulta para construir el nuevo modelo educativo, maestros, padres de familia y especialistas dejaron en claro sus demandas: que el nuevo sistema sea incluyente, equitativo, con menor carga curricular y que pueda “revalorizar” a los maestros.

El equipo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), encargado de la sistematización y procesamiento de datos, presentó el informe sobre la consulta para desarrollar el nuevo modelo educativo con base en los foros realizados de julio a septiembre pasado.

Esta información será la base para el modelo educativo final que la SEP presentará a más tardar en febrero próximo y que entrará en vigor en el ciclo escolar 2018-2019, con nuevos programas de estudio, libros de texto y maestros capacitados, según dijo el secretario de Educación, Aurelio Nuño.

Como parte de la Reforma Educativa, la SEP entregó tres documentos a partir de los cuáles inició la discusión sobre el nuevo modelo educativo en los foros, en los que intervinieron funcionarios, padres de familia, legisladores, integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y padres de familia, excepto la disidencia magisterial.

Se trató de la carta sobre los fines de la educación en el siglo XXI, es decir, el perfil de egreso de los estudiantes mexicanos; una propuesta del modelo educativa y una propuesta curricular para la educación básica y media superior.

Entre las demandas de los asistentes está “mayor consistencia” de las propuestas de los tres documentos, soporte teórico, conocer el diagnóstico de la SEP sobre la efectividad de las reformas educativas anteriores y más información sobre los “ajustes institucionales” (nacional y estatales) para la implementación; es decir, explicar cómo se aplicarán las propuestas.

A los participantes les preocupa que esta reforma pretenda implementarse en 2018 y que se esté diseñando dos años antes de concluir este sexenio. Además, que la política educativa no toma suficientemente en cuenta la diversidad de contextos educativos (multigrado, indígena, telesecundaria, telebachillerato, etc.).

David Calderón, director de Mexicanos Primero, dijo que la SEP debe cumplir su promesa de incorporar estas propuestas al nuevo modelo educativo. Sin embargo, considera que un año no es suficiente para implementarlo. “Tener un nuevo modelo en 2018 ni es posible, ni es deseable. Máximo tendremos un cambio de programas de estudio, pero debemos exigir que el modelo se cumpla en un nivel más profundo”.

¿Quiénes participaron

La participación en la consulta ocurrió a través de 18 foros nacionales, 17 mil consejos técnicos escolares, 216 foros estatales, 28 foros y documentos estatales, 12 academias de Educación Media Superior y a 51 mil personas registradas a través de la plataforma de consulta en línea.

Aunque el CIDE realizó una metodología para analizar los comentarios de cada participante a través del software especializado Atlas.ti, que procesa palabras y no números, hubo “fallas” como que una persona pudo haber participado más de una vez en cada una de las opciones, pero no hay manera de conocerlo porque técnicamente estaba permitido.

De las 51 mil personas que participaron en la consulta en línea, 18 mil 500 fueron docentes, 5 mil 800 directivos, 4 mil 470 estudiantes, 7 mil 500 padres de familia, 800 investigadores y mil 800 autoridades o empleados de gobierno.

Aunque el equipo del CIDE insistió que se trata de un ejercicio inédito y que recoge las propuestas de todos los sectores, en realidad, de las 207 mil 682 escuelas de educación básica que existen en el país, sólo 17 mil 715 participaron, es decir, 8%.

Además, debido al diseño de las preguntas y la plataforma, no es posible conocer de dónde son los profesores, ni conocer las propuestas específicas por cada región del país.

Sin embargo, esto fue responsabilidad de la SEP que diseñó así la plataforma de consulta en línea y los investigadores del CIDE sólo trabajaron con los datos disponibles, dijo la investigadora Ana Razo.

Las demandas para el nuevo modelo educativo

Propuesta global y fines de la educación. Aunque la mayoría apoya los fines que se proponen en el nuevo modelo con enfoque humanista en materia educativa, consideran que es “ambicioso” visto desde dos ópticas: uno, como una meta inspiradora, pero por otra como una poca consideración de las condiciones inequitativas de las escuelas del país.

Escuela al centro. Para los participantes, la propuesta de descarga administrativa para los centros escolares es un acierto importante del nuevo planteamiento, pero demandan que se implemente
lo antes posible.

Planteamiento curricular. Apoyan la intención de disminuir la carga de contenidos y profundizar en la calidad de los aprendizajes. Sin embargo, en la propuesta de la SEP no logran identificar en qué consiste esa disminución en los contenidos propuestos. La mayoría apoya la propuesta para autonomía curricular en Educación Básica (la posibilidad de impartir programas de estudio de acuerdo a las demandas y condiciones de cada escuela); sin embargo, los participantes insisten en la necesidad de conocer los lineamientos y normas para lograrlo y “no dejar un libro abierto en donde cualquiera pueda redactar”.

Formación y desarrollo profesional docente. Entre las demandas está renovar a las escuelas normales para la viabilidad de la nueva propuesta educativa, fortalecer la profesionalización de maestros y “dar alta prioridad a la revalorización de la profesión docente”.

Inclusión y equidad. Existe una preocupación sobre la atención insuficiente a las necesidades particulares de servicios educativos que atienden a las poblaciones más vulnerables. Entre las sugerencias está incorporar la atención educativa a los hijos de jornaleros migrantes y a los hijos de migrantes que regresan de Estados Unidos. Además, que la mejora en infraestructura privilegie a las escuelas en contextos en desventaja.

Gobernanza del sistema educativo. Los participantes consideran que es necesaria mayor claridad sobre las responsabilidades de los distintos actores involucrados en el gobierno de lo educativo y solicitan, por tanto, definiciones más puntuales sobre las responsabilidades compartidas y los mecanismos de coordinación.

Lograr mayor articulación entre la Educación Básica y la Educación media superior especialmente en tres áreas: definir y conceptualizar aprendizajes, es decir, las competencias y habilidades; la pedagogía para conseguirlo y el perfil de egreso en ambos niveles.

Mayor información. Demandan un plan de ruta con periodos y objetivos a lograr porque la ausencia de información sobre cómo y en qué tiempos se propone instrumentar la transición al nuevo planteamiento educativo, genera dudas entre los participantes sobre la viabilidad de alcanzar los propósitos propuestos.

No todas las escuelas son iguales. Entre los puntos reiterados está atender las necesidades de infraestructura educativa, tanto tecnológica (electricidad, computadoras, conectividad) como de espacios de aprendizaje (salones, baños, laboratorios, canchas deportivas, espacios de convivencia), congruentes con el nuevo planteamiento educativo propuesto por la SEP.

Fuente: Animal Político

Acerca del autor

ExpokNews