La responsabilidad social también se construye centavo a centavo – ExpokNews

La responsabilidad social también se puede hacer centavo a centavo. Conoce el caso de esta empresa

Cuando una empresa decide implementar oficialmente un área de responsabilidad social, una de las primeras preguntas que se hace es ¿Cuánto debería de invertir en temas sociales y ambientales?

Lo cierto es que no hay un monto correcto o estipulado; el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) invita a las compañías a tener una política de inversión social, en la cual, el 1% de sus utilidades antes de impuestos se dirija a acciones e iniciativas de beneficio social, sin embargo, cada empresa puede determinar su propio presupuesto dependiendo de su estrategia, esta incluso se puede construir centavo a centavo, como es el caso de esta firma.

Construyendo la responsabilidad

Vesta es una empresa dedicada a la creación y arrendamiento de naves industriales y centros de distribución en México. Esta empresa cuenta con un Comité de Responsabilidad Social y Ambiental (CRSA) que, en conjunto con el director, Lorenzo Berho, se encuentra encargado de aprobar los programas e iniciativas sociales; una vez que cumplen con los lineamientos establecidos se les da prioridad a aquellos que generan un impacto significativo dentro de las zonas donde la compañía tiene operaciones.

Esta empresa cuenta con una política de inversión social y ambiental que determina que por pie cuadrado que se renta, se invierte 1 centavo de dólar a dichos programas aprobados por el Comité de Responsabilidad.

De inicio podría parecer poco, sin embargo si contemplamos todos los pies cuadrados que la compañía renta al año, termina siendo un monto significativo, con la garantía de que si la empresa crece, el apoyo que brinda también lo hace.

Tan solo en el último año, 2016, se añadieron a su portafolio 233.8 mil metros cuadrados; la empresa creció un 15.2 por ciento en ingresos; ese año se invirtieron $165,486 dólares a temas de responsabilidad social, casi 19 mil dólares más de lo que se invirtió en 2015. Dicha inversión logró beneficiar a 15,448 personas.

Vesta cuenta con diversos programas de responsabilidad social a lo largo del año en pro del desarrollo de las comunidades donde tiene operaciones y como estrategia de responsabilidad social recurre al voluntariado corporativo para involucrar y sensibilizar a sus colaboradores en temas sociales.

El año anterior, con el esfuerzo de al menos el 70 por ciento de los colaboradores de Vesta, se lograron donar 105,982 horas hombre al mejoramiento de las comunidades locales. Este año, el más reciente caso fue el de una comunidad cerca de Toluca.

Apostando por la educación

El pasado mes de mayo en la comunidad San Andrés Cuexcontitlán, una comunidad otomí del Estado de México, colaboradores de Vesta se reunieron para construir un aula educativa con el objetivo de ofrecer a los niños un espacio seguro y con las condiciones adecuadas para que pudieran estudiar y contribuir a su desarrollo académico.

Anteriormente los niños tomaban clases en casas que prestaban las mismas personas de la comunidad, podría ser al exterior, bajo el sol o en algún espacio con techo laminado. Actualmente los niños ya cuentan con un lugar acondicionado para seguir sus estudios.

La maestra Elizabeth González, encargada de dar clases en esa comunidad, mencionó en entrevista la diferencia que puede hacer un espacio como este en la percepción de la educación dentro de la comunidad. “Ya lo ven con más seriedad, antes lo veían como un juego, como que no era realmente educación; con el aula ya lo ven más sólido, se consolida la idea de que pueden traer a su hijo y puede aprender. La gente se acerca más cuando el aula ya está construida.”

Durante dos días, tanto colaboradores, como directores de área, incluso el mismo director general de Vesta, Lorenzo Berho, y algunas mamás de la comunidad se dieron a la tarea de construir un aula y un baño en un espacio de 48 metros cuadrados.

El proyecto, que se hizo en alianza de la organización Construyendo un México Mejor, tuvo una inversión de 170 mil pesos y se benefició directamente a un total de 168 personas. Cabe mencionar que en estas aulas, además de ofrecer educación a niños se atiende dos veces por semana a las mamás que tengas hijos pequeños para trabajar con ellas temas de estimulación temprana y desarrollo en los niños.

“Decidimos que nuestra participación y las contribuciones a la comunidad vayan alineadas a nuestra estrategia y tengan un impacto directo en las comunidades donde operamos. De tal manera que nuestros inquilinos y sus trabajadores tengan a sus hijos en mejores condiciones; siempre elegimos algo que tenga congruencia con los desarrollos que hacemos.” Mencionó el director general, Lorenzo Berho.

Esta es solo una muestra de cómo el crecimiento de una empresa puede significar un mayor apoyo a la comunidad, y cómo centavo a centavo se pueden lograr grandes cambios en temas de responsabilidad social.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.