La OIT aprueba dos importantes normas internacionales sobre trabajo doméstico y protección social

Tiempo estimado de lectura: 1 minute, 51 seconds

Los trabajos de la 100 Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de la OIT, concluirán el próximo viernes, 17 de junio, en Ginebra con la aprobación de dos importantes resoluciones: un Convenio, acompañado de una Recomendación sobre el Trabajo decente para los y las trabajadores domésticos, y un instrumento sobre protección social y seguridad social.

Para Javier Doz, secretario confederal de Internacional de CCOO, el Convenio sobre trabajadores domésticos supone la primera norma laboral internacional que regula un sector que, precisamente por la carencia de normas, sufre numerosos abusos: trabajo forzoso, trabajo infantil, abusos sexuales, sin marco horario, sin vacaciones, sin salario mínimo, etc. Con este Convenio y su Recomendación se ha conseguido llevar a buen puerto la batalla que inició el año pasado el grupo de trabajadores. Los empleadores han tenido que aceptar un avance para los trabajadores domésticos que ya no tenía marcha atrás, y que también ha sido apoyado por un gran número de gobiernos. En cualquier caso, los gobiernos defendían un Convenio que no tuviese cláusulas demasiado restrictivas que dificultasen su ratificación.

La UE ha planteado numerosas reticencias pensando en posibles problemas respecto a las normas comunitarias que regulan aspectos sobre la libre circulación o la inmigración, y propuso la exclusión del Convenio de “ciertas categorías limitadas”.

En particular el gobierno español manifestó su preocupación por el problema que puede generar el hecho de que se incluya a empleadores particulares en el sistema de fondo de garantía salarial.

En cuanto al instrumento sobre el que existe la intención de convertirlo en una Recomendación sobre Piso de Protección Social, su redacción hace hincapié en la necesidad de ampliar el acceso a las prestaciones de la Seguridad Social en el mundo, en especial en aquellos países donde la cobertura es menor, dado que los sistemas de seguridad social sostenibles constituyen un elemento clave para la promoción del crecimiento económico en un marco de equidad en la distribución de la renta.

La visión global de la Seguridad Social como suma de prestaciones, combina la asistencia a los menos favorecidos, con el fortalecimiento del marco de relaciones laborales -el origen donde surgen los derechos más sólidos de los trabajadores- al reducir la informalidad y el trabajo precario. Este objetivo se incardina dentro del programa de Trabajo Decente con la inclusión de cuatro pilares: empleo, diálogo social, protección social y derechos fundamentales apoyados en normas y principios.

Para conseguirlo, se aboga por el tripartismo y el diálogo social realizado desde la libertad sindical, de asociación y la negociación colectiva.

Fuente: Comfia.info
Publicada: 17 de junio

Comments


No hay comentarios.

Deja un comentario