Caso de éxito de RSE: Lush – ExpokNews

Por: María José Evia Herrero

La empresa:

Lush nació oficialmente en Inglaterra hace 13 años, pero desde hace 20 sus creadores trabajaban haciendo productos cosméticos naturales. De hecho, fueron proveedores de The Body Shop por algún tiempo. Actualmente, la marca tiene 6 fábricas y presencia en 47 países, incluyendo a México.

Políticas sustentables:

* Lush se distingue por no tener como proveedores a empresas que hagan pruebas en animales, aunque las hagan en productos que no les compran o se realicen para fines no cosmético, como farmacéutico o químico. Sus pruebas son hechas en humanos voluntarios, además de que solamente se usan productos naturales que ya tengan una historia probada de seguridad. Los pocos elementos sintéticos también tienen historial de uso seguro.

Todos los proveedores de Lush firman un acuerdo anual, comprometiéndose a no probar en animales y también lo firman cada vez que reciben un pedido. La marca usa además los servicios de una auditoría externa.

* Desde hace 10 años, la gran mayoría de los productos de Lush son sólidos y no llevan ningún tipo de empaque. Esto ayuda tanto al ambiente como a la economía, porque el precio puede ser más bajo. Aquellos productos líquidos que sí deben ser empacados, tienen envases mínimos y reciclables, que se pueden devolver a la tienda una vez vacíos. Las bolsas con las que se entregan los productos en las tiendas están hechas con productos reciclados y desde 2007 la marca usa palomitas de maíz en lugar de papel para rellenar los espacios en paquetes grandes que se envían por correo por medio de sus tiendas en línea.

Esta fue también una decisión de negocios, ya que una investigación entre sus clientes reveló que el 98% de ellos pensaba que la industria usa demasiados empaques, mientras que el 44% elegiría usar una marca con menos empaque.

* Los productos todavía son realizados a mano, y el consumidor puede saber exactamente quién los manufacturó y en qué fábrica.

* Desde 2009, Lush no utiliza aceite de palma.

* A partir de 2008, la marca redujo significativamente los vuelos domésticos de sus empleados, así como a la cantidad de gente viajando. Además, por cada tonelada de CO2 producido en viajes, Lush dona 50 libras a alguna institución

Campañas sociales:

*En 2007 empleados voluntariamente participaron en la campaña “Pregúntame por qué estoy desnudo“, en la que se desnudaron para crear conciencia sobre la necesidad de reducir los empaques en toda la industria.

*Como parte de su política contra las pruebas en animales, la marca realizó un performance en una de sus tiendas en Reino Unido para crear conciencia y recabar firmas contra esta práctica empresarial.

* Cuando en 2009 decidió no usar aceite de palma, la marca lanzó una camapaña dirigida a sus consumidores, para que supieran el por qué de la decisión, que incluyó promociones, material educativo en las tiendas y la venta de un jabón llamado “jungla”, donando el 1% de sus ventas a la Rainforest Foundation

* Desde 2012, la empresa contrató el software CloudApps Sustainability Suite, la cual sirve para capturar y divulgar más eficientemente la huella ambiental de la empresa.

* Una parte de las ventas de su producto Fun (un jabón para el cuerpo) se va una fundación para ayudar a diversas causas, entre ellas los niños afectados por el desastre de Fukushima.

Críticas:

* La marca ha sido duramente criticada por boicotear a Israel y Palestina, citando la falta de derechos humanos, mientras que sigue teniendo negocios en otros países como Arabia Saudita.

* También se critica su uso de parabenos como conservadores en el 30% de sus productos. La marca explica que se trata de sustancias probadas y que usa una cantidad mínima y segura.

Conclusión:

Lush ha logrado que sus decisiones ecológicas y sustentables sean también percibidas como cool y diferentes por su clientela. El tener un shampoo sólido es una innovación que muchos jóvenes quieren probar, y si además eso significa prescindir del empaque, aún mejor. Tradicionalmente, el envase sería una forma de reflejar la imagen de la empresa, pero Lush ha logrado hacerlo de otra manera, usando sus tiendas como promotoras de un estilo de vida.

Es muy difícil que un cosmético carezca por completo de ciertos componentes sintéticos, ya que se necesita que duren cierta cantidad de tiempo. Pero Lush comparte todos sus ingredientes, de forma que los consumidores pueden decidir qué productos quieren utilizar.

Respecto a su postura política, la misma marca ha aceptado que tiene que revisar con qué países tiene relaciones económicas, ya que efectivamente ha caído en muchas contradicciones.

Fuentes:
Lush
Depot Creative
My Zero Waste
Mongabay
Computer World UK
The Guardian
Greenliving Online
Ethical Oil

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario