¡Qué se le prenda el foco!; Ahorre electricidad sin bajar el switch

Estimated reading time: 3 minutes

¿Usted ilumina su casa con lámparas eléctricas parecidas a la que presentó Thomas Alva Edison hace más de 130 años? Si es así, no solamente aumenta el deterioro del medio ambiente, sino que pierde la oportunidad de ahorrarse bastantes pesos.

El cambio de los focos incandescentes por lámparas fluorescentes compactas puede representar un ahorro promedio de hasta 77% en el consumo de electricidad, ya que éstas consumen la cuarta parte de lo que gasta un foco tradicional.

Las llamadas lámparas ahorradoras duran hasta 10 veces más que los focos incandescentes. No sólo eso, estos populares focos únicamente trasforman 5% de la electricidad en luz y convierten el resto en calor.

La sugerencia de organismos como la Procuraduría Federal del Consumidor y la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) es clara: cambiar unos focos por otros. Empresas comercializadoras de productos para el desarrollo sustentable van más allá y destacan las ventajas de los focos LED (Diodo Emisor de Luz).

Eduardo Silva, director general de Verde Alterno fue claro: “Un foco incandescente de 60 watts se puede sustituir con uno fluorescente de 13 watts, pero, a su vez, cualquiera de esos dos focos se puede remplazar con uno de LEDs de 7 watts”.

Un foco incandescente dura aproximadamente 1,000 horas y una lámpara fluorescente tiene una vida media de 8,000 horas. Un foco de LEDs para el hogar llega a 50,000 horas y, si se usa ocho horas al día, va a durar más de 17 años.

ABANDONE LOS MALOS HÁBITOS
Además del cambio de focos, la clave para el ahorro de energía está en complementar las nuevas tecnologías con la adopción de nuevas prácticas. Si al cambio de focos usted le suma hábitos tan simples como apagar las luces que no ocupa, puede ahorrarse un poco más.

Medidas no requieren un gasto extra: cargar en la lavadora la cantidad de ropa indicada, dejar secar la ropa al sol y aire en vez de en una secadora o escurrir los trastes sin lavavajillas.

Puede picar la comida antes de vaciarla en una licuadora, evitar introducir alimentos calientes al refrigerador para no forzar su funcionamiento y controlar el uso de aire acondicionado y calefactores.

Se recomienda planchar de forma programada la ropa; primero la que requiere menos calor para dar tiempo a que la plancha se caliente y, cuando se vaya a terminar, desconectarla para aprovechar el calor de la plancha.

El ahorro de energía más significativo se da en las acciones cotidianas que cada uno de los casi 7,000 millones de habitantes en el mundo podemos hacer. Alejandro Calvillo Unna, director de El Poder del Consumidor AC, comentó al respecto: “El problema es descubrir todas las necesidades creadas que hay”.

10 tips básicos para economizar energía eléctrica
1 Apague los focos que no esté utilizando.

2 Cambie paulatinamente los focos incandescentes por lámparas fluorescentes o LEDs.

3 Aproveche al máximo la luz natural. Mantenga abiertas cortinas y persianas durante el día.

4 Pinte con colores claros los techos y paredes de su hogar, ya que éstos reflejan mejor la luz.

5 Mantenga en óptimas condiciones los aparatos electrónicos y no fuerce su funcionamiento.

6 Apague los aparatos que producen calor antes de terminar de usarlos para aprovechar la temperatura acumulada.

7 Evite mantener prendidos innecesariamente los aparatos que no utilice, aunque pretenda encenderlos en un corto periodo.

8 Desconecte los aparatos. El consumo vampiro se da con las funciones stand by y sleep mode, entre otras.

9 Busque el Sello Fide al comprar sus focos y aparatos. Son los productos de menor consumo de energía.

10 Revise que su instalación eléctrica no tenga fugas de energía; verifique el disco del medidor.

Fuente: El Economista, p. 16.
Por: Ricardo Carrillo.
Publicada: 6 de junio de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

swicht

Comments


No hay comentarios.

Deja un comentario